SUSCRÍBETE EN CLAUDINE ET VOUS:TIENDA ON LINE

viernes, 9 de octubre de 2015

¿Piel seca o deshidratada? Aprende a distinguirlas (parte I)



Hola!

Parece lo mismo pero no tiene nada que ver, y un diagnóstico erróneo y utilizar productos inadecuados puede empeorar el problema hasta llegar a desesperarnos porque nuestra piel está fuera de control.

Empecemos...

Cómo reconocer una piel seca?

Está fundamentalmente relacionada con la producción de grasa o sebo. Nuestra predisposición genética o el paso de los años puede hacer que nuestra piel produzca menos grasa.
Una piel con una producción normal de grasa tiene una ligera capa hidrolipídica formada por aceites y generalmente la zona T produce grasa en mayor proporción, pero ésto es normal.
Aquí comienza uno de nuestros errores. Creyendo que tenemos una sobreproducción de sebo empezamos a utilizar limpiadores agresivos que van eliminando esta barrera hidrolipídica, que es fundamental para mantener la piel protegida e hidratada.








La piel seca tiene una deficiente capa hidrolipídica o carece de ella.
En estos casos la piel parece apagada,tirante,o con signos prematuros de envejecimiento.
Esta sequedad conduce a una deshidratación pues al carecer de nuestra barrera protectora hay una tendencia a perder agua a través de la epidermis.
Por lo tanto aunque utilicemos compuestos con base de agua para hidratar nuestra piel no lo conseguiremos porque nos falta la fase de aceite necesaria para retenerla...
Por lo tanto es fundamental rehidratar con aceites para que el agua permanezca en nuestra piel.

Algunos factores que pueden causarnos este problema es utilizar maquillaje en polvo que absorbe la grasa de nuestra piel, usar limpiadores o exfoliantes agresivos que se llevan por delante nuestra barrera de protección o incluso algunos medicamentos.


Cómo reconocer una piel deshidratada?

Está relacionada con el contenido en agua de la piel. Puede haber una deshidratación de la epidermis, de la dermis(capas más profundas) o de ambas.
Una piel bien hidratada está suave y jugosa a simple vista. 
En un análisis de la piel se puede apreciar una deshidratación cuando aparecen finas líneas en el rostro durante la manipulación.





Una deshidratación dérmica es más grave porque da lugar a profundas arrugas que se ven en la superficie de la piel, una pérdida de elasticidad y flacidez.

Las causas de una piel deshidratada son múltiples y van desde fumar, dieta rica en sal o café, o factores ambientales como los cambios estacionales, aires acondicionados, calefacciones o exposición solar.

Y aquí va algo interesante, aquellas que tenemos piel reactiva con tendencia a rojeces, experimentamos una alta tendencia a la deshidratación, ya que el calor presente en la piel asociado a esta condición potencia la pérdida de agua a través de la epidermis, sobre todo cuando la barrera de protección está deteriorada.
En estos caso aunque es de vital importancia beber mucha agua, ésto solo no es suficiente para restablecer la hidratación natural.

En el siguiente post hablaremos de ingredientes clave para tratar estos problemas y en que productos puedes encontrarlos.

Feliz fin de semana!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...